ActualidadBoletines Informativos

Se interviene en conjunto con la fuerza pública y se refuerzan los controles en la parroquia Francisco Pacheco.

En vista del aumento en el número de contagios de COVID-19 en la parroquia Francisco Pacheco, el COE cantonal decidió intervenir de manera integral en este sector considerado uno de los puntos más críticos de Portoviejo.

Esto luego de un análisis basado por los primeros resultados de las pruebas rápidas que se hicieron en esa parroquia, donde se detectó que las personas no están usando las mascarillas cuando salen de casa, forman aglomeraciones, se observa negocios desorganizados y se infringe el toque de queda.

Silvio Larrea, director de Control Territorial, dijo que estas medidas se vienen aplicando desde el sábado pasado en los sectores que han sido identificados como los más complicados de la parroquia.

Asimismo, se ha establecido un Puesto de Mando Unificado en el Unidad de Policía Comunitaria (UPC) del parque Cayambe, en donde se reúnen militares, policías y el equipo del Plan Centinela para planificar el plan de trabajo y los operativos que se llevan en efecto cada día.

Son 80 personas en total las que se despliegan por todos los rincones de la parroquia en 3 horarios ininterrumpidos. Hasta el momento 25 personas han sido sancionadas, a quienes se les ha puesto a realizar trabajo comunitario.

Cabe señalar que estas medidas de controles rigurosos ya se vienen realizando en San Pablo y Picoazá con buenos resultados. Lo que se busca es estabilizar la situación y que el virus no se propague.
“Hacemos un llamado de atención a los habitantes de la Francisco Pacheco, para que nos ayuden a batallar contra esta pandemia, cumpliendo las normas de bioseguridad, necesitamos la corresponsabilidad ciudadana y la vamos hacer cumplir a como dé lugar”, enfatizó Larrea.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar